banner advertising cpa affiliate programs affiliate marketing cost per mil affiliate network affiliate network BrokerLTD webmaster cpa affiliate network publisher advertiser cpa affiliate programs CPA permission network advertising affiliate marketing Adnetwork publisher ad network mobile ad network cost per mil user acquisition cpm ads CPM vertical marketing network sell traffic

Empresa Integra

Hacia una empresa íntegra.

¿Qué distingue al líder cabal? Señas de identidad del liderazgo integral: 2ª parte

En la primera parte de esta entrada comentamos las características más visibles del liderazgo integral. Consideramos que conseguir que sus colaboradores saquen de dentro su mejor versión era uno de los propósitos principales del buen líder y el que, en último término, constituía su mayor éxito. Asimismo, afirmamos que la autoridad moral, el fomento de la creatividad, el comportamiento ejemplar, el cuidar con esmero la cultura organizativa y sentirse servidor de sus colaboradores eran los comportamientos que directamente influían en el desarrollo humano y profesional de éstos. En esta segunda parte, seguiremos profundizando progresivamente en los estratos que, en orden decreciente en cuanto a su visibilidad, posibilitan que dichos comportamientos se asienten y crezcan sobre bases sólidas. En la siguiente capa del terreno destacan las siguientes actitudes: confianza en el ser humano, apertura, resiliencia, compasión y gratitud y generosidad.

Confianza en el ser humano

El líder íntegro confía en el ser humano. Evidentemente, ello no implica que sea ciego a comportamientos cuestionables ni los contemple con indiferencia o pasividad. En absoluto. Por el contrario, el buen líder sabe que en la naturaleza humana conviven lo mejor y lo peor. Pero también reconoce la importancia del contexto en que actúan los seres humanos, el grado de desarrollo de los mismos y su propio papel como líder a la hora de que se manifieste el lado más luminoso o, por el contrario, el menos amable de la naturaleza humana. Sabe que, en general, los seres humanos responden positivamente cuando sienten que se confía en ellos. Por ello, confía en sus colaboradores y la realidad le da continuas pruebas de lo acertado de su postura. Sin duda, sin esta confianza en el ser humano, difícilmente lograría sacar lo mejor de sus colaboradores y comportarse de la forma descrita en la primera parte de esta entrada.

Apertura

Apertura a las nuevas ideas, a nuevos puntos de vista, tanto de sus colaboradores como del resto de personas con las que mantiene relaciones. Apertura que nace de la firme convicción de que vivir es aprender. Apertura imprescindible para practicar y cultivar la creatividad. Sin duda, si no queremos que la apertura nos convierta en veletas, la apertura ha de estar fundamentada en una clara conciencia de la identidad, de la esencia organizativa.

Resiliencia

Inevitablemente, todo colectivo pasa por épocas difíciles. Momentos en los que, incluso, la propia supervivencia parece cuestionada. Momentos en los que pueden aparecer con fuerza voces que cuestionen aspectos de la cultura, del concepto de empresa, que parecían indiscutibles. En circunstancias así, la resiliencia de los líderes marca la diferencia. En sistemas tecnológicos, la resiliencia es la capacidad de un sistema de soportar y recuperarse ante desastres y perturbaciones. En el ámbito del liderazgo, la resiliencia es la capacidad de soportar los golpes y tensiones que inevitablemente se reciben en ocasiones, recuperarse de los mismos con rapidez y aprender de la experiencia vivida.

Compasión

La compasión es otra de las actitudes que caracterizan al líder cabal. La compasión nace del íntimo convencimiento de que la imperfección, el sufrimiento y el deseo de ser feliz son características consustanciales del ser humano, así como de la voluntad de contribuir activamente a mitigar la segunda y contribuir a que la tercera sea algo más que un mero deseo. En su artículo “Desarrollando líderes sostenibles por medio del coaching y de la compasión”, Richard Boyatzis, profesor de Comportamiento Organizativo en Case Western Reserve University y uno de los expertos más reconocidos en el campo de la inteligencia emocional, explica que una de las funciones básicas del directivo debería ser contribuir al desarrollo de sus colaboradores. Pero no con un enfoque puramente instrumental, sino con un espíritu compasivo y con el propósito de favorecer su desarrollo integral como seres humanos. Como afirma Boyatzis, la compasión en la búsqueda del desarrollo integral del colaborador contribuye decisivamente a contrarrestar el estrés que conlleva la labor directiva y, por tanto, a eliminar los efectos fisiológicos y psicológicos perniciosos del estrés en el directivo.

Gratitud y generosidad

Otra actitud imprescindible del buen líder es la gratitud. El líder íntegro siente gratitud por los innumerables presentes con que la vida le regala y sabe mostrarla a sus colaboradores. La generosidad es prima hermana de la gratitud. Su profundo sentimiento de gratitud alumbra una generosidad genuina. Ser generoso sin esperar nada a cambio contribuye directamente a su vocación de servicio y a considerar el desarrollo del potencial de sus colaboradores el propósito último de su labor como líder.

Continuando con nuestra cata del terreno, en el último estrato antes de llegar a la roca madre que sirve de base al liderazgo integral nos encontramos con las siguientes cualidades: la humildad y la confianza en sí mismo, la positividad, la ecuanimidad y la autenticidad.

Humildad y confianza en sí mismo

Esta dos cualidades están íntimamente relacionadas. El líder íntegro está seguro de su valía y capacidades, es consciente de sus habilidades y fortalezas. Ello le permite sentir una profunda confianza en sí mismo. Pero esta confianza no alimenta el egocentrismo. Por el contrario, su humildad, unida a la confianza en sí mismo, le permite reconocer sus limitaciones sin sentirse culpable y aceptar con comprensión y compasión las limitaciones de los demás.

Positividad

Asimismo, el líder cabal sabe de la tendencia natural que tenemos los seres humanos a fijarnos en lo negativo (y fijarlo en nuestras mentes) y a no reparar en la infinidad de cosas positivas (o darlas por sentadas). Sin embargo, como han demostrado las neurociencias y la psicología humanista, un tono mental positivo predispone a la curiosidad, a la creatividad y al establecimiento de vínculos emocionales y relaciones enriquecedoras con otras personas. Sabedor de la importancia de todo ello para el colectivo y para sí mismo, el buen líder mira la vida como un regalo y cultiva la positividad (véase en este blog “Positividad y meditación”).

Ecuanimidad

La ecuanimidad es otra de las cualidades que posee el líder íntegro. Ni siente apego por lo bueno, aunque sea capaz de disfrutarlo, ni reacciona con violencia o desesperación cuando las circunstancias se tornan adversas. Por el contrario, acepta los buenos y malos momentos que inevitablemente comporta la existencia con igualdad de ánimo. Sin duda, su resiliencia se asienta sobre esta cualidad.

Autenticidad

Desde que nacemos hasta que llegamos a la edad adulta los seres humanos vamos creando de manera más o menos consciente una serie de protecciones que nos van alejando de nuestro yo auténtico. Adoptamos papeles, personalidades, caretas que pretendidamente nos ayudan a lidiar con el mundo que nos rodea e inevitablemente nos alienan de nosotros mismos. Aunque no siempre es así, la madurez debería detener y revertir este proceso. La persona realmente madura, y por tanto el líder íntegro, considera esta recuperación de su yo auténtico un propósito vital innegociable. Su capacidad de servir de ejemplo, la autoridad moral que emana y su genuina vocación de servicio son posibles porque no necesita demostrar sino, simplemente, ser quien realmente es.

Por último, en el corazón de la cebolla que hemos ido analizando capa a capa, nos encontramos con unas cualidades que conforman la roca madre, el estrato sólido que permite que las que hemos visto anteriormente se desarrollen sobre bases seguras. Se trata de dos temas tratados previamente en este blog: el autoconocimiento y la inteligencia emocional. Como la ciencia ha demostrado, intentar separar razón y emoción no es sino una vana quimera que durante siglos ha lastrado el pensamiento occidental. La inteligencia emocional es imprescindible para conocer nuestras emociones y las de las personas con las que nos relacionamos, para saber motivarnos y llevar una vida plena, y para gestionar con éxito nuestra vida social. Por ello, el líder íntegro cultiva su inteligencia emocional y la de sus colaboradores. En cuanto a la importancia del autoconocimiento baste con apuntar que, además de recordarnos el mandato del dios délfico (“conócete a ti mismo”), se trata de la competencia sine qua non para el desarrollo del resto de competencias que conforman el modelo de inteligencia emocional de Daniel Goleman.

El funcionamiento de nuestras empresas, organizaciones y de la sociedad en general depende de sus líderes. El taller de liderazgo integral pretende contribuir a satisfacer la necesidad imperiosa de formar líderes íntegros. En los contenidos y metodología del taller confluyen los decisivos avances que han experimentado las neurociencias en los últimos años, las propuestas y desarrollos recientes de la psicología positiva y humanista en general, y la sabiduría compartida a lo largo de la historia por numerosas corrientes espirituales y filosóficas de todo el mundo. Asimismo, se basa en las exitosas experiencias de los talleres “Mindfulness-Based Stress Reduction” de John Kabat-Zinn y “Search Inside Yourself” de Google. Desde sus comienzos en 1979, más de 18.000 personas han participado en el taller ofrecido por la Facultad de Medicina de la Universidad de Massachusetts. En los cuatro años desde que Google ofreciera por primera vez el suyo, ya son más de 1.000 los integrantes de la compañía que se han beneficiado del mismo. Como atestiguan buena parte de las personas que han participado en el taller de liderazgo integral, se trata de una experiencia transformadora que ha supuesto un antes y un después en sus vidas, tanto en el plano profesional como personal.

¿Qué distingue al líder cabal? Señas de identidad del liderazgo integral (1ª parte)

Para bien o para mal, cualquier colectivo humano, sea un país, una empresa o cualquier iniciativa cuyo desarrollo requiere del concurso de varias personas, tiene sus líderes. Por tanto, en tiempos convulsos como los que estamos viviendo, es del todo pertinente preguntarse qué caracteriza a los líderes que contribuyen al desarrollo y florecimiento del colectivo. Sin ánimo de ser exhaustivo, en esta entrada voy a describir las que, en mi opinión y tras haber tenido la oportunidad de conocer numerosas personas que han ocupado posiciones de liderazgo en el mundo empresarial, son las características más necesarias y distintivas del buen líder, del líder cabal, del líder integral. Para ello, como si se tratara de las capas de una cebolla o los estratos de un terreno, señalaré en primer lugar las más evidentes, las que resultan más fáciles de observar. A continuación, Si te interesa, sigue leyendo…

Propósitos de año nuevo, miedo y meditación

Año nuevo, propósitos nuevos. O no tan nuevos, porque con frecuencia no son sino los mismos que con idéntico ánimo y resolución nos planteamos el año anterior. Y hablamos tanto de temas como ir al gimnasio o hacer dieta como de delegar en nuestros colaboradores o escucharles de verdad. Este hecho suscita una pregunta: si los propósitos nos son tan queridos, si deseamos con toda nuestra alma que se hagan realidad, si nos prometemos estar dispuestos a hacer todo lo necesario para que así sea, ¿por qué fracasamos una y otra vez? Una respuesta frecuente Si te interesa, sigue leyendo…

Estrés y meditación

Continuando la serie de entradas que he publicado recientemente sobre la relación entre meditación y temas como el autoconocimiento, la positividad y la inteligencia emocional, en esta ocasión voy a centrarme en el vínculo entre una pandemia como el estrés y la práctica de la conciencia plena (mindfulness).

Como afirma la Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo (AESST), el estrés laboral es uno de los grandes retos relacionados con la salud y la seguridad que afronta Europa. Si te interesa, sigue leyendo…

Inteligencia emocional y meditación

Coeficiente Intelectual y Coeficiente Emocional

Con sus libros Inteligencia emocional y La práctica de la inteligencia emocional Daniel Goleman popularizó este concepto en el mundo de la empresa. Hasta entonces, el mundo empresarial vivía en buena medida preso del dualismo cartesiano. Según Descartes, mente y cuerpo, razón y emoción eran realidades independientes. La razón residía en la mente mientras que la emoción era cosa del cuerpo (que, a la postre, no era sino una máquina). Si te interesa, sigue leyendo…

Positividad y meditación

La evolución ha favorecido que la mente humana tuviera una mayor tendencia a reparar en las cosas negativas (y a recordarlas) que en las positivas. Como afirma el neuropsicólogo Rick Hanson con una acertada metáfora, “el cerebro es teflón para lo positivo y velcro para lo negativo”. Cuando nuestros ancestros vivían en África podían cometer dos tipos de errores: creer que había un león tras el arbusto cuando en realidad no lo había o creer equivocadamente que ningún peligro les aguardaba tras el arbusto. Mientras que el primer error se puede cometer mil veces, caer en el segundo es fatal. En consecuencia, la posibilidad de transmitir sus genes era muchísimo mayor para los que estaban predispuestos a vivir en un estado de alerta a menudo injustificada. Sin duda, con esta querencia a lo negativo la evolución ha sido consecuente con su propósito fundamental: la supervivencia.

Por otro lado, el pensamiento económico dominante en las últimas tres décadas está basado en una concepción del ser humano profundamente negativa. Los representantes más conspicuos del neoliberalismo, como Friedrick von Hayek, John Nash o Michael Jensen, basan sus teorías y modelos en una visión aterradora del hombre. Consideran que a todos nos guía el más puro egoísmo, que nuestras decisiones y actuaciones son puramente racionales, que “no existen la necesidad salvo la necesidad de conseguir más”, que, en consecuencia, no hay lugar para la ética, el altruísmo o la compasión. Todo ello lleva a que en la empresa medren la desconfianza y el miedo. En suma, a que la negatividad sea el tono emocional predominante.

Por tanto, tenemos dos causas que favorecen la negatividad en la empresa, una natural y otra de índole cultural. Ambas son incorrectas. La primera porque, si bien nuestra mente tiende hacia lo negativo, también es cierto que la evolución, como lo demuestran numerosos estudios, también ha favorecido lo positivo. El motivo es que un tono mental positivo predispone a la curiosidad, a la creatividad y al establecimiento de vínculos emocionales y relaciones enriquecedoras con otras personas. Los estudios de Barbara Fredrickson, psicóloga y profesora de la Universidad de North Carolina, le han llevado a establecer su “teoría de ampliación y construcción” (broaden and build theory). Según esta teoría, confirmada en numerosos experimentos, las emociones positivas favorecen un estado de apertura mental que, con el tiempo, permite desarrollar nuevas capacidades que, al igual que sucede con las emociones negativas en el corto plazo, favorecen la supervivencia. La concepción negativa del ser humano elaborada por el pensamiento neoliberal tiene su origen en la imposibilidad de incluir la ética y la intencionalidad humana en una aproximación metodológica de la ciencia económica basada en el determinismo causal. Sin embargo, aunque sus ecuaciones y modelos requieran reducir al ser humano a una caricatura (“homo economicus egoísta y racional maximizador de su utilidad”), está claro que la naturaleza es mucho más compleja. Somos capaces de lo peor pero también de lo mejor. No somos seres angelicales pero tampoco demonios.

En resumen, aunque las emociones positivas con las que la naturaleza nos ha equipado favorecen el bienestar individual y la armonía social, aspectos de nuestra naturaleza así como la miopía y el dogmatismo dominante nos predisponen a la negatividad. ¿Qué podemos hacer? La respuesta es favorecer la positividad para contrarrestar y superar la negatividad. Y es aquí donde la práctica de la meditación entra en juego. Numerosos estudios tanto en el ámbito de las neurociencias como en el de la psicología han demostrado la poderosa influencia que la práctica de la meditación tiene en el predominio de las emociones positivas. A modo de ejemplo, revisemos uno de los trabajos pioneros dirigido por los neurocientíficos Richard Davidson, una de las cien personas más influyentes del mundo según la revista Time, y John Kabat-Zinn, mundialmente famoso por su programa de reducción del estrés basado en la conciencia plena de la Facultad de Medicina de la Universidad de Massachusetts. Para evaluar científicamente los efectos de la meditación sobre la mente, reunieron a un grupo de cuarenta y ocho trabajadores de una empresa de biotecnología y los dividieron de forma aleatoria en dos subgrupos. Uno de ellos participó en un programa de formación en meditación de ocho semanas y el otro fue usado como grupo de control. Se midió su actividad cerebral antes del programa, al acabar el mismo y cuatro meses después. El resultado fue inequívoco: los participantes en el programa mostraron un aumento significativo y duradero en la activación del córtex prefrontal izquierdo, patrón asociado con un incremento en el predominio de las emociones positivas. Numerosos trabajos han confirmado los efectos de la meditación en la positividad de las personas desde que en 2003 se realizara este experimento. En conclusión, si estamos de acuerdo en que la preponderancia de las emociones positivas sobre las negativas aumenta la satisfacción, el compromiso, la resiliencia y la creatividad de las personas, es hora de que las empresas se planteen seriamente la conveniencia de formar a sus integrantes en la práctica milenaria de la meditación.

Autoconocimiento y meditación

 

Templo de Apolo en Delfos

Hablar de autoconocimiento y meditación en el ámbito empresarial puede que a muchos les suene extraño. Quizá muchos, acuciados por las tremendas dificultades y urgencias asociadas a la situación de crisis que estamos viviendo, pensarán que dichos temas tienen poco que ver con los problemas que están viviendo y que, por tanto, poco pueden contribuir a su solución. Dicha reacción es lógica. Es consecuencia del desconocimiento existente y un síntoma de la necesidad de que las empresas empiecen a familiarizarse con estos temas y a incluirlos en sus programas de formación.

La meditación es una herramienta que nos ayuda a entender cómo funciona nuestra mente Si te interesa, sigue leyendo…

¡¿Aún no hemos aprendido nada?!

Ayer por la tarde releí el Manifiesto de economistas aterrados. En esta obra publicada en 2010, que recomiendo por su rigor, claridad, concisión y oportunidad, se rebaten una serie de falsas evidencias que el pensamiento económico neoliberal ha conseguido difundir como verdades incuestionables. Citaré, como ejemplo, la primera de ellas: los mercados financieros son eficientes. Y la cito porque en las últimas décadas el auge de estos mercados, amparados por su pretendida eficiencia, ha ocasionado el nacimiento y primacía global de un fenómeno novedoso: el capitalismo financiero. La falsa evidencia de la eficiencia de los mercados financieros Si te interesa, sigue leyendo…

Hacia la empresa íntegra

Hace unos años tuve la oportunidad de organizar un grupo de trabajo en el que participaron una decena de altos directivos. El propósito del proyecto, en el que conté con la inestimable colaboración de mi amigo Franc Ponti, fue diseñar desde cero la empresa ideal. Con la ayuda de diversas técnicas de creatividad y de la libertad de espíritu de que nos dotamos, al cabo de media docena de sesiones de trabajo construimos una nueva visión de la empresa. Sin entrar en el detalle, era una empresa en la que todos hubiéramos estado encantados y orgullosos de poder trabajar y contribuir a su pervivencia y progreso con todas nuestras capacidades.
Si te interesa, sigue leyendo…

hp ?>